martes, 18 de agosto de 2009

Cena con Aquiles


Tengo que aclarar desde el primer momento que yo ya sabía, con antelación a esta cita, cuales eran los gustos de Aquiles, pero ya que el muy cabezón de él insistía en irse a Troya, (y todos sabíamos, por el Oráculo, lo que le aguardaba en Troya), y por despedirme de él antes de su partida, decidí invitarlo a cenar. A ver si Venus me era favorable y olvidaba a su amigo Patroclo, aunque fuera sólo por una noche.

Y precisamente porque ya conocía sus preferencias, me esmeré mucho para la ocasión (no todos los días se tiene cerca a un buen mozo como Aquiles). Me vestí con una túnica semitransparente. Me bañé en aquel perfume que habia sido irresistible para mis otros amantes (Kenzo Amour, traido del lejano oriente). Teñí mis labios del rojo de las amapolas y vertí por todo mi cuerpo polvo de oro, además de ungüentos afrodisíacos cuya receta sólo yo conozco (ya he recibido varias ofertas del Corte Inglés para que la patente, pero quiero tenerla en exclusiva para mí).



Y mientras me preparaba, recitaba como un mantra: "Este va a caer, seguro. Aquiles esta noche cae".

Llegó la hora de la cita y Aquiles llegó a mi casa. Impresionante, con su traje de guerrero y el cabello largo y suelto (antes de irse a Troya me tiene que decir quién es su estilista, me dije). Lo recibi en mi dormitorio, donde habia dispuesto todo lo necesario para la cena, además de preparar el lecho con suaves almohadas de plumas y pétalos de rosa sobre las sábanas de hilo. Ordené que hubiera velas aromáticas encendidas por todas partes. El ambiente, con los perfumes y las velas, era muy romántico.


Cuando entró en mi alcoba, le dije que se pusiera cómodo y él, muy obediente, se quitó casi toda la armadura, quedando semidesnudo. Mis esclavas casi se desmayan al ver sus bien formados músculos (a saber cuántas horas en el gimnasio le habían costado). Todas se pusieron a revolotear alrededor de él como mariposillas, pero no les hizo ni caso. Claro, pensé, se está reservando para mí. Para potenciar este efecto, me hice la indiferente, vamos, como si estuviera acostumbrada a ver tíos así de cachas todos los días. Y mientras hacía este titánico esfuerzo por no mirar a Aquiles me dí ánimos pensando en lo que vendría después. Conmigo no le va a valer. Esta noche cae en mis brazos. Que se prepare Aquiles.

Trajeron los platos que había encargado. Ostras del mar Egeo, servidas entre preciosas perlas. Ensalada de berros con nueces y miel. Huevos de codorniz sobre pan de avena. Espárragos aromatizados con salsa de gengibre y almendras. Y de postre, higos con canela. Todo ello regado con el mejor vino de Samos. Aquiles comía y bebía con ganas. Y mientras le veía morder con voracidad los espárragos, yo recitaba, como un mantra:

"Este va a caer, seguro que esta noche cae. Seguro."


Y le llenaba la copa.


- Bebe, divino Aquiles, que el vino da valor a los guerreros y renueva las fuerzas de los tímidos amantes.


Y Aquiles bebía. Bebía y comía y yo le llenaba la copa cada vez que la vaciaba (y fueron muchas veces) y recitaba el mantra una y otra vez: "Este cae esta noche. Seguro que cae."

Y cayó. Vaya si cayó. Con tanto vino y tanta comida, cayó dormido encima de la cama. Abrazado por Morfeo o sepa usted qué dios, pero seguro (ya no me cabe duda) que era un dios masculino.
Aun asi, dormido y roncando como estaba, era guapo. Guapísimo. Lo mire con impotencia y le dejé dormir entre pétalos de rosas y suaves plumas. Cuántas plumas había allí, en mi lecho.


Aquiles se habia convertido en mi talón de Aquiles.





Por cierto, buscando en la red información sobre Aquiles he encontrado esta: Biografía no autorizada de Aquiles

(Aviso: no es apta para espíritus sensibles)

12 comentarios:

€_r_i_K dijo...

Eh, paisana, que bueno, me recordó a J.Sabina, en esa canción que decía,

Al tecer cubata,
se quedó dormida,
y tú ahí con el rabo entre las piernas....

Claro que en versión Femenina_cosecha_Própia, te quedó mejor...


Besotes y sonrisas....

Teresa dijo...

Jaja! Vaya con Aquiles, tanta fachada y luego no llega ni al primer asalto.

Una vez más te agradezco estas divertidas historias que nos estás regalando este verano, y ¡cómo no! Mención especial por haber invitado a cenar a semejante maromo; ya sabes que somos muchas las que lo estábamos esperando. Tú sí te has portado...

Besitos.

marisa dijo...

ains toñi jajajaja que bueno... bueno esta el cabron de todas formas jajajaj muá

jorge dijo...

¡venga Toñi!

Dejate de historias y cuentanos como te lo tiraste.

La comida y el vino se la comieron y bebieron las criadas, solo entrar le llevaste a la cama y la cena paso a ¿segundo? (quinto, centesimo) lugar.

¡¡¡Queremos la version sin censura!!!

Antonio Majano Soto dijo...

Toñi, esta colección de historias vas a tener que publicarlas. Son muy originales, están muy bien escritas y son divertidas. Un librito de mini-relatos, o una serie en algún periódico... no sé, piénsalo.

Me gustan mucho. Estás en racha ;-)

Toñi dijo...

Hola chicos!!

Veo que mi Aquiles no os ha dejado indiferentes!!

Erik: bien traída esa canción ... quizás la he oído, porque Sabina me gusta. No puedo hablar de plagio, porque no lo tenía en mente, pero sí, tienes razón.

Teresa:

Sólo por poner las fotos del guapo Brad Pitt ya ha sido un buen motivo para escribir algo así...
Sin palabras de cómo está Aquiles.

Marisa:

Que sí, que está tremennnnnnnndo. Buf, qué suerte tienen algunas.

Jorge:

Si paso una noche con uno así, haré una entrada real y no apta para menores (seguro que me censuran el blog)

Un beso para todos y gracias por vuestros divertidos comentarios.

Toñi dijo...

Gracias, Antonio :-)

Y la verdad es que sube la moral, imaginarse una cena con Brad Pitt... aunque se quede dormido.

Un beso.

pepi dijo...

Toñi, por favor avisa, aunque solo sea para verle dormir. Coincido con el compañero te estan quedando genial estos relatos veraniegos. Dales marcha por algún sitio. Un beso. Pepi.

Toñi dijo...

Gracias, Pepi!!

Sólo por ver dormir a Aquiles merece la pena estar toda la tarde cocinando todos esos platos (dicen que afrodisíacos...)

;-)

Un beso.

Embrujado dijo...

Dejando aparte el protagonista, la pelicula estuvo entretenida.

J.

pepi dijo...

Tiene razón "embrujado", yo ví la pelicula con mi hija y nos gustó mucho a las dos. Besitos. Pepi.

Toñi dijo...

Hola Embrujado:

al protagonista no lo dejo aparte!!! que era lo mejor de la peli.

Sí, es entretenida.

Y Pepi, vaya que sí. Se alegra la vista, con el guapetón de Aquiles.

Un beso para los dos. Toñi

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?