jueves, 24 de septiembre de 2009

Cita con el lobo feroz



La cita fue, cómo no, en el bosque. Yo llevaba una cestita donde había puesto algunas viandas: una botella de vino tinto, un queso manchego, una hogaza de pan casero ... Me interné por aquella floresta con cierto temor, por las historias que se oían en el pueblo sobre algunos cazadores que le tiraban a todo aquello que podían. Claro que a mí se me veía bien de lejos, con mi caperuza roja, que aunque ya no está de moda, su función hace.

El caso es que allí estaba, esperándole en el claro del bosque. Esperándole muy impaciente porque era más tarde de la hora convenida y por allí no pasaba nadie.

Alguien salió dando un grito espeluznante:

- Agggggggggggggggg

Me estremecí. Menos mal que era él. Con cierto disgusto, le dije:

- ¡Ay, me has asustado! Mira que eres bestia.

Él sonrió al ver la cesta; se acercó a mí mientras intentaba levantar la servilleta de cuadros que tapaba el contenido.

- ¿Dónde vas, Caperucita? - me susurró al oído, con cierto tono de guasa.
- Pues ya ves tú, he quedado aquí con un lobo que siempre llega una hora tarde.
- Perdona, nena. Es que el tráfico está imposible. Pero te compensaré por la espera. ¿Has visto qué dientes tan largos tengo?
- Sí, podrías haberte puesto un aparato corrector de niño.
- ¿Y has visto qué uñas tan largas?
- Sí, es imposible no verlas.
- ¿Quieres saber qué otras cosas tengo largassssssss? - me dijo, mientras trataba de meter su mano debajo de mi falda.
- Sí, las manos. Anda, anda. Vamos a comer primero y luego ya veremos.

Y ... tenemos que dejarlo aquí. Sólo puedo decir que verdaderamente tenía razón, en cuestión de longitudes Lobezno estaba más que bien dotado. Era todo un animal.

10 comentarios:

Pepi dijo...

Vaya tela con Lobezno y parecía tonto.
Desde luego Toñi, esto de buscar lo último de tu blog se está convirtiendo en una adicción, cada vez te superas con creces.
Entre la Caperucita y el musculos de cosas largas me habeís puesto de buen humor. Besitos. Pepi.

Edurne dijo...

A quien más a quien menos le gustan las cosas largas, ea, más vale que sobre que no que falte. Sabiduría popular. Por cierto, Toñi, ¿te hizo aullarrrrr????
Muy graciosa tu historia.
Un beso
Nieves.

jorge dijo...

Ultimamente tienes muy mal gusto con las citas,

Ademas que te vas a gastar una pasta en telefonos (es australiano).

Eso que tenia grande (ademas de las uñas) ¿no estaria un palmo mas abajo del ombligo?

Anónimo dijo...

¿Mal gusto? Dios mío, Hugh Jackman es el HOMBRE, el HOMBRE-LOBO, lo que sea, pero sin duda con mayúsculas. Qué envidia de Caperucita. Y qué bien que hayas vuelto a tus citas con tíos buenorros. ¿Para cuándo una con Aragorn?, ¿no me digas qué no lo tienes en tu lista?
Un abrazo
Gracia

Mercedes Kotori dijo...

¡Ay Toñi!Todavía me estoy riendo con esta versión manchega de Caperucita... Es que echaba de menos ese sentido del humor que usas para la desmitificación.. Muy bueno Toñi... A partir de ahora "Caperu- se-cita" pasa a ser una heroína de comic manchego y Lobez-no, no tiene nada que hacer con ella por muy larga que tenga la cola de lobo(en el mejor de los sentidos, no pienses mal), creo que a esta Caperucita no le van las estolas, no le quedan bien con la capa roja... Por ésta relación no doy ni un duro..

Besitos, Mercedes

Teresa dijo...

¡Mira que estás delicá, Toñi! Que si los dientes, que si las uñas... A ver si me dices dónde está ese bosque que yo no le voy a poner tantas pegas al Lobezno... :D

Muy divertido. Echábamos ya de menos tus míticas cenas. Y a ver si nos vas preparando una con Vigo Mortenssen que las chicas del club al completo te lo agradeceremos. ;D

Besitos.

Toñi dijo...

Gracias, Pepi. Buenos músculos que tiene el tío. Lo ví en la tele y me quedé alucinando. Y qué guapo que está (no precisamente en esta foto, pero era la única en la que salía un bosque)

Edurne: sí que me hizo aullar ... a ver si le corto las uñas, que en nada que me toca me pincha.

Jorge: no me importa gastar en teléfono, todo sea para no perder el contacto. No tengo mal gusto, tengo mala suerte. Y sí ... el lugar está hacia el sur. Imagina lo que quieras... jejejeje.

Hola Gracia!! Pero si tu cuento en que salia Aragorn y Campanilla era ya chulísimo!!! Bueno, se intentará.

Mercedes: qué bueno tu juego de palabras. Tienes razón en tu comentario y que no piense tan mal Jorge, que la cola era lo que tenía largo ... la cola de lobo feroz, que me llenó de pelos el trozo de queso manchego y se quedó incomible ... jajajaja, menudos son los lobos.

Gracias, Teresa. Me apunto al Vigo, que también formará parte de mi colección de ligues. Delicá, bueno, sí, un poco, pero mira qué uñas y qué patillas. Guapo es, sin duda, pero que se quite el disfraz de Lobezno, por favor.

Para todos, muchas gracias y mil besos. ;-)

Tanakil dijo...

Jajaajaja, ¡qué buen relato! Son muy entretenidas estas minihistorias que te inventas. ¿Te has presentado alguna vez a un concurso de microrelatos?
Saludos,
Tanakil.

Paula dijo...

Personalmente, me gustaba mucho más en el papel del duque de Albany en "Kate y Leopold", aunque no luciera musculitos. Romanticona que es una.
El cuento muy divertido. ¡Si Perrault levantara la cabeza!

Embrujado dijo...

Pobrecito lobo, ten cuidado con lo que le vas a cortar, puede necesitarlo en otro momento ....

Besos J.

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?