miércoles, 2 de junio de 2010

Gante: catedrales, canales ... cerveza

Gante (en neerlandés, Gent; en francés, Gand) es la capital de Flandes Oriental, Bélgica.
Esta región estuvo habitada en tiempos de los celtas. Etimológicamente, el nombre Gante viene de la palabra celta 'ganda', que hace referencia a la convergencia, por ejemplo, de los dos ríos entre los que esta ciudad se encuentra. Está situada en la confluencia del río Lys (Leie en flamenco) con el Escalda. En el siglo XIV fue, después de París, la ciudad medieval más grande de Europa al norte de los Alpes (wikipedia, claro).



Una ciudad elegante que me creaba muchas expectativas, pero cuando llegamos al centro está todo levantado por obras. Ruido y polvo, un desastre. Sorteando los escombros, entramos en una Catedral gótica, impresionante, como todas las que estamos viendo en los Países Bajos. Hay un organista ensayando. La luz entra por las inmensas ventanas, diáfanas, sin vidrieras, llenando el espacio de pura luz.


Las casas de la plaza, todas diferentes. Me gusta el contraste de la roja con la verde ...

La catedral por detrás ...


Los canales ... muy similares a los de Brujas, aunque en este caso no desaparecen bajo los puentes. Dando un paseo en barco veo a un chico paseando ¡a su gato! Me quedo tan sorprendida que no reacciono para hacerle una foto... la imagen se queda en mi recuerdo. 


Un barco con bandera española ...  y mucha animación en las calles.



El castillo de los Condes. Para visitarlo te dan una especie de ipod en la que se cuenta (a modo de fotonovela)  la historia de los Condes, aunque de una forma ... muy belga. Tienes que seguir las pistas que los personajes van dando en la historia. El castillo está muy bien conservado.

Una imagen que recuerda a Ámsterdam, muy típica de estos países. Bicicletas por todas partes ... algo de lo que tendríamos que tomar ejemplo.


Tomando cerveza en una de las plazas ... el ambiente es extraordinario: gente joven  charlando en las terrazas y sin embargo no demasiado ruido. Tranquilidad. Diversidad. Muchos idiomas en un solo lugar. Una chica se turna con otra las sandalias. Todos toman el sol. Música de jazz de unos músicos callejeros. Chicos rubios, de ese rubio casi albino que llama la atención. Calor ... y nada mejor que la cerveza, para refrescarse.


Una visita a una taberna con solera: la Dulle Griet. Hay que probar la cerveza estrella: “Max van het huis” = Quítese el zapato!! 


Le toca a mi hermana Susana (quitarse el zapato). Lo han dejado en una cesta que cuelga en el techo, en el centro de la taberna y que sube con sonido de capanillas. Es la prenda que hay que entregar  mientras bebemos la cerveza  (buenísima) desde su monumental copa de litro y pico ... una experiencia divertida (no paramos de reir). Después probamos otras, pues la carta promete más de 250 cervezas diferentes (vienen por orden alfabético, es una pasada)


La taberna por dentro ... un ambiente de otra época. 

2 comentarios:

jorge dijo...

Te gusta la casa verde y roja porque hacen juego con tu bonito abrigo.

Veo que mireis lo que mireis acabais con unas cervecitas.

Tiene toda la pinta de un viaje divertido.

Toñi タンポポ dijo...

jejejeje, me has pillao, Jorge. Era por lo del abrigo.

Y la cerveza era el punto final, a ver, con el calor que hacía :-P

Muy divertido. Un viaje familiar.

Un beso.

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?