miércoles, 25 de agosto de 2010

Desayuno piedras

Desayuno piedras,
Pequeñas piedras mezcladas con leche
Y café,
Les doy vueltas,
Las mastico,
Las engullo.

No me saben a nada
Pero me entretiene morderlas.

Y después la digestión
Es tan pesada
Que pienso
No volveré a desayunar piedras
Mientras las echo en el plato
Una vez más.


"Morning news", de Vettriano

4 comentarios:

jorge dijo...

Habra que aprender a no repetir lo que nos daña.

Y atreverse con las aventuras (nuevas) que a lo mejor nos satisfacen.

Paula dijo...

Lo malo de las piedras es que tienen ese brillo que nos hipnotiza, nos hace perder la noción de la realidad, y luego, como bien dices, no hay quien las digiera.
Me he identificado mucho con tu poema. Me ha encantado.

Toñi タンポポ dijo...

Paula, Jorge, entre los dos habeis captado totalmente el sentido del poema :-)

Y lo habeis enriquecido.

Muchas gracias. Un beso.

Teresa dijo...

Me uno a lo que dicen Paula y Jorge. Muy bonito el poema, Toñi, y real como la vida misma.
A veces podríamos elegir otro menú pero las piedras resultan muy tentadoras, aunque sepamos que nos dejaremos los dientes en el empeño (o el corazón).
Por algo se dice que el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra (unos las desayunan, otros se tropiezan con ellas ;D)

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?