lunes, 3 de diciembre de 2012

"Nunca me abandones", de Kazuo Ishiguro

"El problema, a mi juicio, es que se os ha dicho y no se os ha dicho. Se os ha dicho, sí, pero ninguno de vosotros lo ha entendido realmente; y me atrevería a decir que hay cierta gente que se siente muy contenta de que la cosa quede ahí. Pero yo no. Si habéis de llevar vidas como es debido tenéis que saberlo, y saberlo bien (...) Vuestras vidas están fijadas de antemano. Os haréis adultos, y luego, antes de que os hagáis viejos, antes de que lleguéis incluso a la edad mediana, empezaréis a donar vuestros órganos vitales. Para eso es para lo que cada uno de vosotros fue creado."

"Nunca me abandones", de Kazuo Ishiguro



Esta novela, que en principio parecía una historia simple de un internado de niños huérfanos al estilo victoriano y con un amor de infancia de esos un poco ñoños que simplemente nos harían sonreir, da un giro espeluznante cuando allá por la página 100 nos sacude un buen bofetón con esta frase dicha por una de las profesoras de Hailsham en un día de lluvia. Así, todo el rompecabezas se resquebraja y obliga al lector a situarse en una mentalidad distinta, una nueva conciencia donde esta es la puerta de atrás de una utópica sociedad tipo "Un mundo feliz" donde no existen enfermedades porque se tiene "repuesto" para  garantizar la buena salud de los órganos vitales.

¿Y quiénes son Kathy, Ruth, Tommy y todos esos niños cuyas vidas pasan por las páginas con una minuciosidad exasperante? No hay duda de que son humanos pero ¿por qué los "normales" se resisten a verlos así? ¿Qué les hace diferentes?




Se me plantean varias cuestiones (quizás la más importante ¿por qué aceptar ese destino? ¿por qué no huyen?) pero de todo eso hablaremos en la próxima reunión del club de lectura la Tertulia en la que seré la coordinadora de este libro que, ya lo advierto, desde el principio me ha parecido horrible y me ha costado mucho leer ... pero, como los buenos libros, ha dejado poso en mí, me ha hecho pensar, me ha sacudido la conciencia y quizás el corazón.

Nos vemos en el club de lectura. Por favor, no me abandoneis.

Por cierto, la película está muy bien adaptada y es bastante fiel al libro. De ella son las imágenes que acompañan a esta entrada.  

Os dejo la canción favorita de Kathy: "Never let me go", de Judy Bridgewater.
  



Y más información:

Una entrada muy interesante (y con la que estoy totalmente de acuerdo) del blog nolevanteslamirada acerca de esta novela.

2 comentarios:

Saida dijo...

Tuve la suerte de ver la película, casi por casualidad, hace un par de meses. Me llenó muchísimo verla, me encantó. Desde luego, el libro tiene que ser espectacular.

Diente de león タンポポ dijo...

Igual que la peli, pero aclara muchas cosas que en la película no están definidas, como por ejemplo, la importancia de los objetos y la profundidad de las pequeñas vivencias de la infancia. Es una preciosidad.

Gracias por tu comentario.

Un saludo.

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?