jueves, 25 de abril de 2013

Entrega de premios del concurso de haiku

El pasado 23 de abril se entregaron los premios de haiku de la biblioteca. Y soy muy afortunada porque me ha correspondido uno de esos premios. Pero esa fortuna no radica en el premio en sí, ni en el honor, sino en tener una excusa para pedir un día de vacaciones para mí, tener la oportunidad de conocer a los otros ganadores (gente distinta e inesperada), y pasar una mañana con ellos (me refiero a mis compañeros de AGHA), echar unas risas, echar un haiku, sentirme acompañada por amigos que de verdad se alegran de mi alegría y saber que tengo todavía mucho que aprender, mucho que recorrer, pero eso sí lo sé, estoy en el camino.

Con mis amigas del CELB (por decir algo, también podría decir amigas y punto) Teresa y Gracia. Allí estaban, haciendo un hueco en sus ajustadas agendas para compartir conmigo ese momento tan importante.

Y el broche de oro, inesperado y chispeante, nuestro amigo Jose María, también del CELB, echándole pimenta al haiku con este romance:

ROMANCE DEL HAIKU
 
 
Si quieres ser un poeta
y tener fama en Japón,
dedícate a escribir haikus
que allí molan un montón.
 
Los japoneses son raros
y no tienen solución.
Comen algas, comen tofu,
salsa de soja y arroz,
seitán y pescado crudo,
hacen yoga y taekwondo.
 
Y en vez del año mariano,
celebran el del dragón.
 
Por eso, en esto del haiku,
no busques explicación,
sólo hay que mirar las cosas
y añadirles emoción.
 
Con tres versos hay bastante,
ni rima ni entonación,
sólo hay que ajustar sílabas,
es la única prescripción.
 
Cinco lleva el primer verso
y siete a continuación,
y luego otro más con cinco
y el haiku se terminó.
 
Os pondré algunos ejemplos
para evitar el temor
de que si escribes un haiku
te miren como a un bufón:
 
Cuando sea primavera,
y estés en un camposanto,
dices que hay flores silvestres
entre las tumbas de mármol.
 
Si ves en un viejo estanque
que se zambulle una rana,
lo único que has de añadir
es el sonido del agua.
 
Una pareja en la playa,
con el fragor de la mar,
puede descansar tranquila,
las olas le arrullarán.
 
Si un mosquito de verano
te picó con su aguijón,
di que no puedes matarlo.
Le has hecho una transfusión.
 
Pero esta literatura
no sólo se da en Japón,
que también en Albacete
tenemos mucha afición.
 
Hay un grupo numeroso,
tienen una asociación,
y si juntan veinte haikus
sacan su publicación.
 
Conozco a Frutos y a Elías,
pesos pesados los dos
(pues para abrazar a uno
se tienen que juntar dos),
y transmiten alegría,
reposo y conciliación.
Pero si de los haijines
que hay en esta población,
tengo que elegir a uno,
me quedo con el mejor,
que para mí es un hermano,
Ángel Aguilar Bañón






bajo un tejo de mil años
mientras cae la nieve…
¡qué silencio!





Teneis el fallo en este enlace: fallo-del-septimo-premio-de-haiku
Y más fotos en este otro:  fotos-de-la-entrega-de-premios

4 comentarios:

Lilí Valladares dijo...

¡Es hermoso lo que hacen,y lo que se genera al verlos juntos,unidos en un camino tan gratificante !!!,¡Felicito a todos por participar,y a ti,Toñi,por tu merecido premio!!!

Paula Martínez dijo...

Felicidades otra vez. Un merecidísimo premio, sin duda.

Me habría encantado estar con vosotros.

Diente de león タンポポ dijo...

Muchas gracias, Lili. Así es, y tú lo sabes, que el haiku es muy gratificante. Y si a ésto le añades buena gente que también escribe, un premio extra (miel sobre hojuelas, que diríamos por aquí)

Un beso :)

Diente de león タンポポ dijo...

Paula:

Ya lo sé, me hubiera encantado que vinieras pero el trabajo es así. A ver si el año que viene participas, tengo ganas de leer tus haikus ;)

Un beso y gracias

Una gata curiosa a veces reflexiona

Una gata curiosa a veces reflexiona
mientras pasea por la calle Ancha

Dientes que león que volaron lejos o cerca ... ¿alguno te ha llegado?

El gato de Cheshire...

El gato de Cheshire...
o su sonrisa

Instituto Cervantes

Espéculo

Espéculo
Revista literaria

¿Alguien ha visto mi ratón?

¿Alguien ha visto mi ratón?
Si tienes gato, esto te puede pasar a tí

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...

Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia...
...pero si un gato hace lo mismo es porque en tu regazo se está caliente. A.N. Withehead

Dientes de león desde 7 de septiembre de 2010

Dientes de león

Dientes de león

¿Desde donde te trae el viento ... ?